Chapter 12

Capítulo 12: Despejar las vías respiratorias

“¡Fuera, fuera mancha maldita, os digo!– Lady Macbeth

Escrito con gratitud a mi coautora, Marion Mackles, BS, PT, LMT

Todos tenemos moco.  Es uno de los muchos mecanismos de defensa que tiene el arsenal de nuestro cuerpo que nos protege contra infecciones y otras cosas desagradables. De hecho, si Lady Macbeth hubiera sido fisioterapeuta pulmonar, tal vez se le hubiera conocido por otra cita: “¡Fuera, moco maldito!” Antes de que hablemos sobre cómo minimizar y movilizar las secreciones (moco) que pueden acumularse en tus vías respiratorias debido a tu enfermedad, será útil que tengas un conocimiento básico de lo qué es el moco y cuál es su función en realidad.

Inhala por la nariz.  ¡Felicidades!  Acabas de inhalar una muestra de loa muchos miles de organismos minúsculos y una variedad de partículas que respiramos cada día y todos los días.  Cuando inhalamos por la nariz, el aire pasa por su primer proceso de calentamiento, filtración y humidificación.  Si respiras por la boca, los tejidos respiratorios son los que se encargan de esta tarea por su cuenta, más adelante en el tracto respiratorio.

Las membranas o tejidos mucosos (diferentes al moco) que revisten la cavidad nasal tienen una superficie pegajosa que atrapa la basura, como si fueran papel atrapamoscas.  Existen también estructuras microscópicas como cabellitos llamados cilios que ayudan a mover el aire y el moco a través de la cavidad sinusal con el fin de prepararlos para su viaje a los pulmones, el tracto gastrointestinal o para expectorarse.  Nuestras vías respiratorias y pulmones llevan a cabo un proceso de filtración similar cuando el aire pasa por ellos.  Este sistema de filtración se llama el “aparato mucociliar” o “sistema de transporte mucociliar”.

El pantano de las vías respiratorias

Las vías respiratorias que conducen a los pulmones están revestidas con células epiteliales que protegen a dichas vías y a los pulmones. Estas células tienen una forma más o menos cuadrada y tienen miles de cilios.  Dentro de las células epiteliales se encuentran dispersas células caliciformes que producen moco.  Es aquí donde empiezo a imaginarme un pantano. Los cilios flotan en un fluido mucoso un poco más espeso que el agua y una capa gruesa de moco que se encuentra sobre los cilios.  Eso es lo que atrapa la basura; lo que me imagino como insectos en el pantano pegados a la capa superior espumosa.

Bajo todo eso, tenemos agua limpia, transparente en la cual nuestros cilios (plantas de pantano) se mueven hacia adelante y hacia atrás como olas.  Este movimiento empuja el moco por las vías respiratorias, milímetro por milímetro, hacia la garganta, dónde se traga o expectora (tosiendo).  Si se traga, los ácidos del estómago destruyen cualesquiera organismos que puedan estar vivos en el moco.  Además de lo que se traga o expectora, se expelen algunas partículas de moco en la forma de vapor cuando exhalamos.  Este proceso es automático cada segundo de cada día, tengamos o no un padecimiento pulmonar.

Así como el ecosistema de un pantano, cualquier intruso o irritante puede desajustar este sistema coordinado tan eficazmente.  En respuesta, las células caliciformes empiezan a producir moco en exceso para ayudar a repeler a cualquier irritante o invasor externo que pueda presentarse.  Además, las células caliciformes de las capas inferiores pueden subir a la capa superior, dominando a las células epiteliales ciliadas.  En ese momento, perdemos el movimiento de olas de los cilios y las células caliciformes más lentas toman el control del pantano.  Este delicado sistema de transporte puede verse afectado también por otros factores como cicatrices o cilios, o paralizados (por fumar cigarrillos o toxinas ambientales), por temperatura y por la humedad.

TÉCNICAS PARA Depurar LAS VÍAS RESPIRATORIAS

Cuando se trata de técnicas para depurar las vías respiratorias, con frecuencia los pacientes preguntan “¿qué método funciona mejor?” y la respuesta es siempre la misma: “depende de la persona.”  Cada persona es por lo menos un poco diferente en lo que se refiere a su anatomía y fisiología, proceso y desarrollo de enfermedades, nivel de condición física, estilo de vida, etc., etc.  Por esta razón, se necesitarán varias pruebas y errores para definir qué funcionará mejor para ti, pero en algún momento tendrás que dar el primer paso.  ¡Empezar en algún punto y hacer algo siempre es mejor que no hacer nada!

 

En lo que se refiere a las técnicas mismas, tienes muchas opciones disponibles, incluidos todos los dispositivos que se encuentran en el mercado tales como dispositivos de presión espiratoria positiva (PEP), dispositivos PEP oscilatorios, válvulas que vibran a varias frecuencias y chalecos de alta frecuencia, entre otros. Existen también técnicas manuales de terapia torácica que requieren de una segunda persona para ayudarte.  Sin embargo, antes de hablar sobre ellas, mencionemos algunas técnicas que puedes utilizar tú mismo y sin gastar un solo centavo.  Estas técnicas pueden usarse solas o en conjunto con alguno de los diferentes dispositivos para que el tratamiento sea más eficaz.

 

Por lo general, recomiendo llevar a cabo las técnicas para depurar las vías respiratorias dos o tres veces al día.  Los horarios más importantes (y eficaces) son en la mañana poco después de despertar y en la noche más o menos una hora antes de acostarte, no justo antes de acostarte.  En ocasiones, puede tardar un poco el moco en subir y no deseamos que tu sueño se vea interrumpido si empiezas a toser.  Asimismo, muchas de las posiciones en las que duermen las personas son también posiciones naturales para drenar (de lo cual hablaremos más adelante).  ¿Has observado alguna vez que cuando despiertas en la mañana una de las primeras cosas que haces es despejar la garganta, toser o incluso expulsar el esputo?  Es el momento perfecto para aprovechar a la Madre Naturaleza empleando una de las técnicas de eliminación de secreciones para lograr el beneficio máximo.

Por la noche, es bueno despejar tus pulmones de lo que se haya acumulado en ellos durante el día.  Estos tiempos pueden coordinarse también con tus medicamentos.  Algunas de las técnicas funcionan bien de 5 a 15 minutos después de utilizar tu broncodilatador.  Los chalecos y algunos de los otros dispositivos pueden usarse mientras haces nebulizaciones para ayudar a que los medicamentos penetren más profundamente en los pulmones.   No obstante, antes de adelantarnos demasiado, veamos algunas de las técnicas.

Ciclo activo de técnicas respiratorias (ACBT por sus siglas en inglés)

El ciclo activo de técnicas respiratorias consiste en una serie de patrones diferentes de respiración que ayudan a aflojar y movilizar el moco para expectorarlo; por ejemplo:  resoplar, toser o en algunos casos expulsar con fuerza el moco.   Este ciclo no requiere equipo alguno y puede realizarse sentado en una silla o en alguna de las posiciones para drenaje postural.  En la mayoría de las sesiones, prefiero que nuestros pacientes no se reclinen hacia atrás en la silla.  Cuando te recargas y te apoyas en una superficie, inhibes el movimiento de tu caja torácica y el flujo de aire hacia esa parte de los pulmones.  En su lugar, mantente sentado con la espalda recta y los pies apoyados sobre el piso.  Consulta por favor con tu médico antes de probar estas técnicas y si es posible, concierta una cita para una sesión con un fisioterapeuta torácico o profesional de la salud capacitado en el ciclo activo de técnicas respiratorias.  Si no es posible lo anterior, empieza lentamente con el ciclo básico.

  1. Control de la respiración o respiración relajada (1 minuto)

Inicia un patrón relajado, suave de respiración inhalando por la nariz y exhalando tranquilamente (no forzado) por la boca con los labios fruncidos, aunque algunas personan enseñan esta técnica con la boca abierta.  Si te es difícil inhalar por la nariz, hazlo con los labios fruncidos. Este paso relajará las vías respiratorias y los músculos accesorios, y puede ayudar a calmar la ansiedad.  El control de la respiración debe hacerse siempre antes de resoplar (más al respecto en un momento).

  1. Respiración profunda o expansión torácica (3 a 5 respiraciones)

Al inhalar lenta y profundamente, expande tus costillas inferiores, permitiendo que tu pecho se llene de aire. ¡No lo fuerces! Cuando empiezas a aprender esta técnica, puedes hacerlo frente a un espejo colocando tus manos sobres tus costillas inferiores. Una vez que se llenen tus pulmones, aguanta la respiración de 2 a 3 segundos.  Si te sientes incómodo aguantando la respiración (o eres propenso a neumotórax/colapso pulmonar), puedes omitir este paso.  Después, exhala suavemente tu respiración con los labios fruncidos, lo que permite que se desinfle tu cavidad torácica lentamente, como un acordeón.

 

  1. Resoplido o exhalación forzada (1 a 3 respiraciones)

Resoplar es una forma de exhalación forzada.  Para hacerlo, abre la boca grande con la quijada relajada hacia abajo.  Imagina que quieres empañar tus gafas antes de limpiarlas.

 

El patrón básico es ABAC, que equivale a un ciclo:

  1. Control de la respiración o respiración relajada (1 minuto)
  2. Respiración profunda o expansión torácica (3 a 5 respiraciones)
  3. Control de la respiración o respiración relajada (1 minuto)
  4. Resoplido o exhalación forzada (1 a 3 respiraciones)

Recomiendo repetir el ciclo hasta que hayas expectorado, pero no más de tres veces para que no te agotes.  A menudo, el paciente se volverá muy productivo como media hora a una hora después del ciclo activo de técnicas respiratorias.

 

Existen dos formas de resoplar:

 

C1: Resoplido de las vías respiratorias inferiores: 

Inhala ligera o medianamente y resopla de manera prolongada.  El resoplido de las vías respiratorias inferiores despeja las secreciones de tus vías respiratorias inferiores.

 

C2: Resoplido de las vías respiratorias superiores: 

Inhala profunda y lentamente, y resopla rápido.  El resoplido de las vías respiratorias superiores despeja las secreciones de tus vías respiratorias superiores.

 

Si optas por hacer ambos tipos de resoplido, deja pasar un minuto de Control de Respiración entre uno y otro.  Dependiendo de tu capacidad, o lo que funcione mejor para ti, puede extenderse el ciclo (por ejemplo: ABABAC1). Asimismo, puedes hacer varios ciclos (e.g.. ABAC1/ABAC2/ABAC1). En este caso el patrón sería el siguiente:

 

Ciclo 1:

  1. Control de respiración o respiración relajada (1 minuto)
  2. Respiración profunda o expansión torácica (3 a 5 respiraciones)
  3. Control de respiración o respiración relajada (1 minuto)

C1. Resoplido de las vías respiratorias inferiores (1 a 3 respiraciones)

 

Ciclo 2:

  1. Control de respiración o respiración relajada (1 minuto)
  2. Respiración profunda o expansión torácica (3 a 5 respiraciones)
  3. Control de respiración o respiración relajada (1 minuto)

C2. Resoplido de las vías respiratorias superiores (1 a 3 respiraciones)

 

Ciclo 3:

  1. Control de respiración o respiración relajada (1 minuto)
  2. Respiración profunda o expansión torácica (3 a 5 respiraciones)
  3. Control de respiración o respiración relajada (1 minuto)

C1. Resoplido de las vías respiratorias inferiores (1 a 3 respiraciones)

 

Dependiendo del terapeuta, puede haber algunas variaciones menores en las técnicas y los métodos utilizados.  Sin embargo, como siempre, los protocolos individuales deben adaptarse a las necesidades y capacidades del paciente.  

Tos controlada

Me gusta que mis pacientes concluyan cada sesión para despejar su pecho con una tos controlada de tres etapas.  No estamos hablando de una tos fuerte que apriete la garganta e irrite los tejidos.  Cuando se hace correctamente, la tos es una de las herramientas más eficaces para expectorar (secreciones).

Toma asiento con los pies planos sobre el piso y alineados con los hombros. Coloca las dos manos sobre tu abdomen, presionando ligeramente hacia arriba como una faja. Inhala lenta y profundamente por la nariz y aguanta la respiración de 2 a 3 segundos.  Después, inclínate hacia adelante simultáneamente tosiendo 3 veces con toses cortas en una sola respiración mientras continúas ejerciendo presión a tu abdomen.  Si necesitas repetir este proceso, realiza 1 minuto de control de respiración/respiración relajada antes de seguir adelante.

Tos con Apoyo

Si necesitas más apoyo, puedes abrazar tu abdomen o una almohada o una toalla.  Lo anterior es de gran ayuda después una cirugía torácica o abdominal.  Si ese es el caso, coloca la almohada o la toalla sobre el lugar de la incisión y presiona para tener más apoyo y reducir el dolor.  Esto resulta también eficaz para cualquier persona que pueda haber tenido problemas musculoesqueléticos u ortopédicos u osteoporosis que pueda ser propensa a fracturas espontáneas de costillas, incluidas aquéllas que puedan haber estado tomando esteroides durante períodos prolongados o en dosis altas.

Drenaje postural

El drenaje postural consiste en 12 posiciones diferentes que utilizan la gravedad para ayudar a drenar el moco de los diferentes segmentos de los pulmones hacia las vías respiratorias más grandes, dónde puede expectorarse.  Recomiendo mantener cada posición de 5 a 15 minutos; y algunos especialistas recomiendan incluso más tiempo.  Como todo lo demás, sólo tienes que intentarlo y aprender qué funciona mejor para ti.  Algunas personas necesitan incorporar todas las posiciones en su rutina diaria, mientras que otras sólo requieren usar una o dos de manera regular.

Un gran número de pacientes se benefician con reclinarse sobre una mesa mientras están sentados o de pie, haciendo ejercicios de respiración profunda; algunas se cuelgan sobre sus camas, o utilizan una silla o banca de bañera.  Sentados en la ducha, se inclinan hacia adelante mientras apoyan sus brazos sobre sus piernas o la pared de enfrente, mientras respiran profundamente o realizan el ciclo activo de técnicas respiratorias. Para muchos, el vapor de la ducha ayuda a aflojar sus secreciones, facilitándoles la expectoración.

Las técnicas de drenaje postural se realizan de manera más eficaz con el ciclo activo de técnicas respiratorias.  Numerosos pacientes utilizan también dispositivos PEP para despegar aún más el moco mientras están en dichas posiciones. Algunas personas se benefician tomando su broncodilatador de 5 a 15 minutos antes del drenaje postural y cualesquiera esteroides nebulizados o antibióticos alrededor de 30 minutos a una hora después del drenaje postural.

NOTA:  No ingieras alimentos durante una hora antes de tu tratamiento de drenaje postural.

 

Además de las posiciones de drenaje por si solas, los profesionales de la salud pueden utilizar también percusión (o ventosas), vibración y sacudidas durante la terapia torácica y enseñan estas técnicas a familiares o cuidadores.  En algunas posiciones, el paciente puede realizar él mismo la percusión o utilizar un pequeño vibrador sostenido en la mano.  De igual manera, puedes comprar dispositivos de ventosas diseñados específicamente para terapia torácica (no tratamientos musculoesqueléticos). Como siempre, busca por favor a un profesional de la salud capacitado para que les enseñe a ti y a tus cuidadores las técnicas correctas y ajustes para tu condición específica.

Percusión (ventosas)

Contrario a lo que algunos de ustedes tal vez hayan experimentado, la percusión o las ventosas no implican golpear o abofetear fuertemente a alguien con la mano abierta.  Cuando se hace correctamente, esta técnica no debe doler nada. Para hacer las ventosas, ahueca tu mano suavemente, golpetea con palmadas la pared torácica de manera rítmica, alternando las manos.  En lugar de escuchar el sonido de una palmada, debes escuchar un sonido hueco, como “pop” y sentir el flujo de aire entre tus manos. El paciente debe traer puesta una prenda ligera de vestir como una camiseta o bata de hospital para proteger la piel.  Ten en mente que no estás tratando de sacar el moco a golpes.  Lo que estás haciendo es hacer que vibren las moléculas del aire para aflojar el moco.

Vibración

La vibración consiste en colocar una mano extendida sobre el área de interés; por lo general sobre la caja torácica.  Manteniendo tu propio tronco firme, extiende el brazo y la mano y hazlos vibrar.  El paciente debe inhalar profundamente por la nariz y exhalar por la boca, y la vibración se efectúa durante la exhalación.  Esta técnica junto con las ventosas es muy eficaz para ayudar a movilizar las secreciones.

Termina siempre tus sesiones con algunas respiraciones profundas y toses controladas (o resoplidos o ambos).  Repito, consulta por favor antes de iniciar cualquier programa de terapia torácica, especialmente si tienes algún problema musculoesquelético u ortopédico, padecimientos cardiovasculares, enfermedad del reflujo gastroesofágico (reflujo ácido/acidez estomacal) o hemoptisis (sangre en tu esputo).

Ahora que ya cubrimos el tema de los tratamientos que puedes hacer en casa, en la mayoría de los casos sin ayuda y sin comprar algo, pasemos al mundo de las válvulas y otros aparatos conocidos también como dispositivos para despejar las vías respiratorias.

Dispositivos para depurar las vías respiratorias

Espirómetro de incentivo (IS por sus siglas en inglés)

Muchas personas preguntan sobre el espirómetro de incentivo, y tal vez algunas de ellas incluso tengan uno que les quedó después de alguna hospitalización, particularmente después un procedimiento quirúrgico torácico, abdominal o de otro tipo.  Estos dispositivos de plástico utilizan pelotas o un indicador de émbolo para que el paciente cuente con una retroalimentación visual del flujo y volumen de aire inhalados. Utilizar este dispositivo puede ayudar a prevenir atelectasias (colapso pulmonar), neumonía y otras complicaciones pulmonares ocasionadas por reposo prolongado en la cama, anestesia y/o analgésicos.  Un espirómetro de incentivo ayuda a despejar las secreciones instando visualmente a las personas a tomar un volumen mayor de aire, abriendo más los pulmones.

Con el uso de un espirómetro de incentivo algunos de nuestros pacientes pueden tomar ciertas respiraciones más profundas ya sea antes de un drenaje postural o al final, antes de realizar una tos controlada.  ¡Cualquier cosa que te ayude a respirar más profundamente o movilizar secreciones es algo bueno!

El espirómetro de incentivo tiene una lista de valores de volúmenes normales basados en la edad y el género.  Empieza con un valor que sea un poco arriba de la cantidad que desempeñas actualmente, aumentando el volumen a medida que mejoren tus pulmones.  Les pedimos a nuestros pacientes que inhalen lenta y profundamente por la nariz y soplen suavemente con los labios fruncidos. Después coloca la boquilla en tu boca sellando con tus labios e inhala lentamente.  Cuando llegues a tu máximo, aguanta la respiración de 1 a 3 segundos y después exhala suavemente. Algunos médicos clínicos te pedirán que soples el aire en el aparato. Yo pido a mis pacientes que retiren la boquilla y exhalen con los labios fruncidos.

 

Usualmente se pide a las personas que repitan el ejercicio 10 veces en una sesión, sentados, pero hay pacientes cuyo diafragma se empieza a fatigar por lo que este ejercicio no es útil.    En su lugar, repetir sólo 3 ciclos a la vez te permite concentrarte en el proceso, haciéndolo más lento y más eficaz, sin agotarte.  La primera vez te permite familiarizarte con el ejercicio, la segunda hacer cualesquiera ajustes y la tercera ¡llegar a la meta!  Sin embargo, no te angusties tratando de lograr un número exacto de respiraciones o exhalar con o sin la boquilla.  En su lugar, trata de concentrarte en hacerlo correctamente inhalando por la boquilla.  Termina siempre tus sesiones con algunas respiraciones profundas y toses controladas (o resoplidos, o ambos).

 

Válvula PRESIÓN espiratoria posiTIVA (PEP)

La válvula PEP (Presión Espiratoria Positiva) no se utiliza tan a menudo, pero existe desde la década de 1970.  Una vez que estuvieron disponibles, las válvulas PEP oscilatorias (Flutter, Acapella) en la década de 1990 muchos médicos, terapeutas y pacientes cambiaron a dichas válvulas.  En una válvula PEP inhalas profunda y completamente y después exhalas lentamente por la boquilla.  Al soplar, en el dispositivo se genera una presión y resistencia (entre 10–20 cm H2O) que ayuda a abrir las vías respiratorias.  Esto permite que circule más aire por dichas vías por debajo del moco hacia los bronquios más grandes.  La mayoría de estos aparatos tienen un manómetro para garantizar que estés creando la cantidad correcta de presión.

 

Repito, empieza sentado en una posición cómoda.  Utilizando tu técnica de ciclo activo de técnicas respiratorias, haz un minuto de respiración controlada de manera relajada.  En esta ocasión, sustituye la parte de respiración profunda por 10 inhalaciones y exhalaciones por la válvula PEP.  Continúa con tu técnica de ciclo activo de técnicas respiratorias sustituyendo la parte de respiraciones profundas con la válvula PEP.  Para visualizar este método, me gusta pensar en el aire fluyendo por los costados de las vías respiratorias a exceso de velocidad por el moco con forma de nubes atrapado.  Después, me imagino el aire llegando a un fondo con forma de bulbo donde gira velozmente para un viaje de regreso a exceso de velocidad hacia el centro de las vías respiratorias, empujando el moco.  Toma nota por favor que como en el caso de todas las válvulas PEP, no infles las mejillas porque se reducen los efectos del dispositivo.  Si percibes que estás inflando las mejillas, utiliza una mano para mantenerlas firmes al exhalar.

Si bien la presión espiratoria positiva facilita la depuración del moco al abrir las vías respiratorias, no hace nada para adelgazar o romper ese moco tan difícil de expeler – lo que nos lleva a los dispositivos PEP oscilatorios.  Además de ejercer una presión espiratoria positiva, estos dispositivos vibran cuando exhalas.

Válvula Flutter

La válvula Flutter salió al mercado en los Estados Unidos a fines de 1984 o principios de 1985 y tiene la forma de una pipa pequeña.  En el interior, se encuentran un embudo pequeño con forma cónica y una pelota pequeña de metal.  Cuando exhalas por el dispositivo, la pelota rebota hacia arriba y hacia abajo, ejerciendo borbotones breves de presión espiratoria positiva intermitente y una vibración que resuena y se amplifica en las vías respiratorias.  Lo mejor de esta válvula es que es pequeña, duradera y fácil de limpiar.  Sin embargo, su éxito depende en gran parte de utilizarla en la posición correcta.  Debes mantenerte con la espalda erguida (de preferencia sentado en una silla o en la cama), con el mentón ligeramente levantado.  El dispositivo debe sostenerse a un cierto ángulo con el tallo (boquilla) paralelo al piso a aproximadamente 15 grados arriba o abajo del paralelo.

 

A muchos de nuestros pacientes se les dificulta a menudo encontrar la postura que les funciona mejor o lograr una vibración.  Sin embargo, cuando se utiliza correctamente, este dispositivo es eficaz.  Por lo general, cuando hayas encontrado una posición en la cual sientas una buena vibración de resonancia en tu vía respiratoria superior y escuches un sonido claro de aleteo de la pipa, mantente sentado en una posición erguida con tus pies apoyados sobre el piso y la cabeza hacia arriba (puedes descansar los codos sobre una mesa con el fin de expandir tu caja torácica en caso de ser necesario.  Estás listo para empezar su sesión

La válvula Flutter se utiliza en dos etapas:

 

Etapa 1: Aflojar y movilizar el moco

Asegúrate de tener la boca bien cerrada sobre la boquilla, inhala profundamente para llenar tus pulmones (pero no con fuerza).  Aguanta la respiración de 2 a 3 segundos, y después exhala rápidamente pero no forzado.  Tu exhalación debe ser controlada y más prolongada que tu inhalación.  Recuerda, no infles las mejillas.  Repite este paso de 5 a 10 veces.  Con frecuencia pido a mis pacientes que hagan 1 minuto de control de respiración relajada antes de hacer otras 5 a 10 respiraciones por la válvula Flutter.  Durante la primera etapa, es importante que trates de suprimir tu tos.

Etapa 2: Eliminación de moco

Inhala profundamente (llenando completamente tus pulmones).  Mantén esta respiración de 2 a 3 segundos, y después exhala lo más fuerte que puedas.  Trata de vaciar tus pulmones completamente. Repite este ciclo 1 vez más, seguido de una tos (o un resoplido y una tos).

Se necesita un poco de tiempo para conocer al dispositivo y determinar cuántas respiraciones hacer en la Etapa 1.  Ten paciencia contigo mismo.

Sistema Vibratorio PEP Acapella

Algunos años después de que la válvula Flutter saliera al mercado, apareció el Sistema PEP Vibratorio Acapella.  El Sistema Acappela Blue DM original (una válvula para flujo bajo [<15L/min]) y el Acapella Green DH (una válvula para flujo alto [>15L/min]) son más fáciles de utilizar que la válvula Flutter. El dispositivo consiste en una estructura que cubre el mecanismo interior y cuenta con una boquilla removible.  El aparato original no puede abrirse para limpiarse y secarse correctamente. En la actualidad, el Acapella Green y el Acapella Blue se venden como un solo dispositivo para su uso durante una estancia hospitalaria aguda o una recuperación un poco más prolongada.  Actualmente, la empresa produce los sistemas Acapella Choice y Acapella Duet.  Ambos se pueden abrir y desarmar para lavarlos correctamente.

 

Las dos versiones de los dispositivos tienen selectores de resistencia para controlar la frecuencia de la vibración y el usuario no tiene de adoptar alguna postura específica para que funcionen.  Por consiguiente, puedes utilizarlos en cualesquiera de las posiciones de drenaje para aumentar su eficacia.  El Acapella Duet cuenta con un puerto especial para un sistema de nebulización y un compartimiento aparte para el medicamento nebulizado, con lo cual se desperdicia menos medicamento.  Este aparato es resistente y puede usarse con o sin un nebulizador.

NOTA: Todos los productos Acapella pueden conectarse a un nebulizador.  Algunos se conectan directamente y otros requieren un adaptador para conectarse al extremo del dispositivo.  Cuando nebulizas con el Acapella, las vibraciones y el PEP facilitan la absorción de medicamentos hacia tus vías respiratorias.  A menudo les indicamos a nuestros pacientes que esperen 5 minutos después de nebulizar con el Acapella, que inhalen y exhalen de 3 a 5 veces a través del dispositivo, y después tosan.

Después de una búsqueda rápida en línea, verás que existen tantas formas de utilizar el Acapella como hay días en la semana.  En mi opinión, este dispositivo es eficaz para utilizarse con el ciclo activo de técnicas respiratorias, pero recomiendo revertir el proceso para que empieces con la parte de las respiraciones profundas.  En otras palabras, inhala y exhala lentamente, pero con fuerza, a través del aparato durante 1 minuto (10 a 15 respiraciones).  Después, respiraciones controladas, relajadas durante 1 minuto.  Realiza cada paso 3 veces antes de toser. 

 

  1. Empieza inhalando y exhalando profundamente a través del Acapella durante 1 minuto o 10 a 15 respiraciones – lo que se presente primero.
  2. Cambia a respiraciones controladas relajadas sin el dispositivo durante un minuto.
  3. Inmediatamente después, coloca el Acapella nuevamente en tu boca para otra ronda de respiraciones profundas (1 minuto) ycontrol de la respiración (1 minuto), seguido de otra ronda de respiraciones profundas (1 minuto) y control de la respiración (1 minuto), durante un total de 3 ciclos.
  4. Inhala profundamente, aguanta la respiración de 2 a 3 segundos y tose (o resopla y tose – lo que funcione para ti).

 

Como en el caso de la válvula Flutter, cierra bien los labios sobre la boquilla y evita que se inflen tus mejillas.  De ser posible, suprime tu tos hasta el final de la tercera ronda de tu respiración relajada/control de la respiración. Si el deseo de toser es fuerte, trata de esperar hasta que termines tu ronda de respiraciones profundas con el Acapella.

 

Una observación sobre la colocación del dispositivo.  Debe estar perpendicular a tu nariz (estando tú sentado, debe estar paralelo al piso), de lo contrario no funcionará bien.  Mientras mantengas un ángulo de 90 grados con respecto a tu rostro, funcionará independientemente de la posición de tu cuerpo.  Por ejemplo, si estás totalmente congestionado del lado izquierdo, puedes recostarte sobre tu lado derecho para inhibir el flujo de aire hacia este lado y utilizar el dispositivo Acapella para concentrar el drenaje en el lado izquierdo.

El dispositivo no funciona correctamente cuando está húmedo.  Por lo tanto, asegúrate de no volver a armarlo hasta que no esté totalmente seco.  Algunas personas compran un dispositivo para la mañana y otro para la noche con el fin de tener siempre un instrumento limpio y seco.

EL DISPOSITIVO PEP OSCILATORIO AEROBIKA

El dispositivo PEP Oscilatorio Aerobika (OPEP por sus siglas en inglés) es un instrumento increíblemente cómodo que ha ganado un premio por su diseño.  Es muy portátil y ligero. Se desarma fácilmente para su limpieza y se vuelve a armar con la misma facilidad.  Como el Acapella, su funcionamiento no depende de la posición y tiene ajustes para resistencias diferentes. 

 

El Aerobika, como la válvula Flutter y el Acapella, utiliza presión espiratoria positiva para abrir las vías respiratorias, mientras el movimiento oscilatorio adelgaza el moco y estimula a los cilios para movilizar las secreciones hacia las vías respiratorias superiores donde pueden expectorarse.

 

Como en el caso de todos estos dispositivos, asegúrate de cerrar muy bien los labios sobre la boquilla, aguanta la respiración de 2 a 3 segundos antes de exhalar en el instrumento (lo llamamos el latido “y”), y que tu exhalación sea de 3 a 4 veces más prolongada que tu inhalación, y mantén las mejillas lo más firmes posible (¡no las infles!).  Repito, si te percatas de que estás inflando las mejillas, utiliza la mano que no está sosteniendo el dispositivo para apretarlas.  Se puede colocar un accesorio para manómetro en la boquilla para que tengas una medición visual con el fin de determinar si estás alcanzando la presión correcta cuando exhalas. De igual manera, el instructivo que proporciona la empresa es fácil de entender.  El fabricante sugiere inhalar y exhalar por el dispositivo de 10 a 20 respiraciones seguido de dos a tres “toses con resoplidos;” repetir este ejercicio de 10 a 20 minutos hasta despejar las vías respiratorias.

 

Utilizamos el mismo protocolo para el Aerobika y el Acapella.  Repito, usamos el ciclo activo de técnicas respiratorias pero revertido, comenzando con la parte de respiraciones profundas para que empieces con 1 minuto de inhalación lenta, pero con fuerza, a través del dispositivo (durante aproximadamente 10 a 15 respiraciones), seguido de control de respiración relajada durante un minuto.  Realiza cada paso 3 veces y después tose.

 

El Aerobika puede utilizarse también con un nebulizador.  Un gran número de nuestros pacientes utilizan este instrumento con un sistema de nebulización que ya poseen.  Monaghan, la empresa que fabrica el Aerobika, tiene asimismo su propio sistema nebulizador (el Aeroeclipse), respecto al cual hemos recibido una retroalimentación muy positiva de muchos de nuestros pacientes. Una vez más, si empleas el dispositivo mientras realizas una nebulización, a menudo le digo a nuestros pacientes que esperen 5 minutos después de nebulizar con el Aerobika, y después inhalen y exhalen nuevamente a través del dispositivo (de 3 a 5 veces) y que tosan.

 

Si utilizas estos dispositivos para nebulizar, asegúrate de limpiarlos bien para evitar que queden residuos del medicamento.  Muchos de nuestros pacientes compran dos aparatos del mismo modelo y utilizan uno para nebulizar en casa y el otro para despejar las vías respiratorias sin nebulizar y lo traen consigo todo el día.  Consulta con tu médico o profesional de la salud antes de nebulizar con cualquier dispositivo.

 

Como ejemplo, tal vez desees nebulizar con un broncodilatador o una solución salina, mientras usas el dispositivo para abrir tus vías respiratorias o adelgazar moco, respectivamente.  Una vez que hayas despejado tus vías respiratorias, nebuliza con tus otros medicamentos sin utilizar el aparato.  Sin embargo, si nebulizas con medicamentos como antiinflamatorios o antibióticos, primero despeja el moco y nebuliza sin el aparato.  Por esto es muy importante que hables y aprendas a utilizar el dispositivo con los proveedores de cuidado de la salud apropiados. Lo anterior subraya también la importancia de saber qué medicamentos estás tomando, cuál es su función y para qué los estás tomando.

 

OTROS DISPOSITIVOS PARA DEpurar MOCO

Algunos pacientes y/o doctores preguntan ocasionalmente por el Lung Flute, que de hecho no es un dispositivo PEP. Funciona a través de una forma de onda acústica de baja frecuencia que se produce cuando se sopla aire a través de la boquilla y un junco largo dentro del aparato.  Esta onda de baja frecuencia viaja a las vías respiratorias inferiores y cambia la viscosidad del moco (adelgazándolo).  Debido a que es más grande es más difícil de portar. Se limpia fácilmente y viene con juncos para varios meses.  Sin embargo, para las personas con debilidad en las manos o dolor articular, puede resultar complicado cambiar los juncos.

 

Para utilizarlo, antes inhala rápidamente, inserta con firmeza la boquilla y sopla en el Flute (como si estuvieras apagando suavemente una vela) durante 20 juegos de 2 respiraciones.  Escucharás vibrar el junco, pero no sentirás una vibración como en el caso de los otros dispositivos.  Después de cada juego de 2 respiraciones, descansa de 5 a 10 segundos.  Cuando hayas terminado, espera 5 minutos mientras se acumulan secreciones en la parte de atrás de tu garganta.  Después, tose durante varios minutos para expulsar las secreciones.  Toda la sesión dura aproximadamente 5 a 10 minutos.  Es posible que se sigan acumulando secreciones varias horas después de usar el dispositivo.

 

Sólo algunos cuantos de nuestros pacientes utilizan el Lung Flute porque se quejan de que los cansa demasiado.  Aquéllos para quienes funciona mejor este dispositivo son por lo general nuestros pacientes más jóvenes y en mejor condición física que padecen asma.  Muchos pacientes usarán también otro dispositivo para despejar moco después del descanso de 5 minutos, antes de toser.  Algunos utilizan el Flute en la mañana para mover las secreciones más profundas y emplean el Aerobika, el Acapella, u otra válvula para su sesión por la tarde y/o noche.  Existen otros dispositivos en el mercado que no vemos con frecuencia en nuestra práctica, pero ocasionalmente algún paciente nos muestra uno que ya usa o nos pregunta sobre ellos.

 

Otro instrumento es el Quake. Es pequeño como la valvula Flutter y no importa la posición en que se usa. No puede utilizarse con un nebulizador. El Quake vibra mucho tanto en la inhalación como en la exhalación.  Sin embargo, los pacientes batallan con el “mango” que regula la frecuencia de las vibraciones que debe rotarse manualmente de manera continua durante la parte de respiraciones del protocolo.

 

En el caso de los pacientes qué si lo pueden manejar, el Quake funciona bien como un complemento para los que utilizan otros dispositivos con el fin de despejar el moco, pero a quienes se les dificulta expeler las secreciones de la garganta.

Después de usar el otro dispositivo para despejar el moco y toser, dichos pacientes realizan un ejercicio de control de la respiración/respiración relajada durante un minuto, seguido de 3 s 5 inhalaciones y exhalaciones lentas a través del Quake, seguido de otra tos o resoplido.  Los reportes que hemos recibido de dichos pacientes han sido favorables.

 

Este aparato ha ayudado también a algunos pacientes que aspiran alimento cuando tragan. Si poseen la coordinación y la capacidad para hacerlo, les pido que esperen aproximadamente 45 minutos después de comer y realicen alrededor de 5 inhalaciones y exhalaciones a través del dispositivo, seguido de una tos o un resoplido.  Con frecuencia, expelerán secreciones delgadas con partículas pequeñas de alimento.

 

El RC-Cornet/Curaplex VibraPEP es otro dispositivo oscilatorio de presión espiratoria positiva que puede utilizarse en cualquier posición, tiene una válvula de resistencia ajustable, puede usarse con un nebulizador y nos han dicho que es fácil de limpiar.  Tiene una forma larga, curva con una boquilla y un tubo suave, flexible en el interior que vibra durante la exhalación. Nunca lo he probado, pero se dice en la calle que funciona bien.

 

A algunos pacientes les hacen bien los dispositivos de oscilación de alta frecuencia de la pared torácica (HFCWO por sus siglas en inglés), conocidos también como “chalecos vibratorios”.  Con estos instrumentos, el paciente se coloca un chaleco o una envoltura ancha sobre la caja torácica.  Se conectan a tubos que a su vez están conectados a un motor (generador). Los chalecos se llenan con aire, aplicando presión positiva a la parte externa de la caja torácica.  Al mismo tiempo, el dispositivo presiona y vibra hacia la pared torácica que se transmite a las vías respiratorias, adelgazando y aflojando las secreciones, aumentando el flujo de aire en las vías respiratorias superiores para que se expectore con la tos.

Algunos de nuestros pacientes están convencidos de que son los mejores aparatos, pero otros los odian.  A algunos no les gustaba la marca que estaban utilizando y eventualmente probaron otro dispositivo, el cual amaron u odiaron.  Los dispositivos HFCWO son grandes, pesados y hacen mucho ruido, por lo cual las personas no son tan cumplidas cuando se trata de usarlos.  He aquí el problema:  cuando funcionan bien para un paciente, ¡funcionan muy bien!  Puedes también nebulizar al mismo tiempo para que el medicamento penetre más profundamente en las vías respiratorias.  Les pido a mis pacientes que utilizan estos aparatos que realicen respiraciones relajadas durante algunos minutos después de terminar su tratamiento de “chaleco”, seguidas de 5-10 soplidos en un dispositivo PEP vibratorio/oscilatorio para retirar sus secreciones de las vías respiratorias superiores.

 

Hace aproximadamente 3 años salió al mercado de Estados Unidos un HFCWO portátil, que cuenta con una batería portátil y un control remoto que se sostiene en la mano.  Esto te permite estar en movimiento mientras recibes tu tratamiento.  A menudo, los pacientes hacen algunos cambios para que estas herramientas les funcionen. Algunas personas ponen en pausa su máquina HFCWO cada 5 minutos y utilizan sus dispositivos PEP para 5-10 soplidos. Algunos nebulizan durante parte de su sesión y lo apagan cada 5 minutos para hacer resoplidos o soplar en sus dispositivos PEP durante el resto de su sesión.

 

En la actualidad existen otras herramientas en el mercado como el Precursor Acústico Vibralung para una expectoración acústica electromagnética de las vías respiratorias. El instructivo de más de 40 páginas del fabricante explica cómo funciona mejor que yo.  Básicamente, en lugar de trabajar en una sola frecuencia como los otros dispositivos PEP vibratorios/oscilatorios, este aparato trabaja en varias frecuencias al mismo tiempo 

 

Entre más corta la longitud de la onda, más alta la frecuencia y más agudo el tono; los tonos más agudos viajan bien en las vías respiratorias más estrechas, como sucede en los tubos de los órganos. Sucede lo contrario en las vías respiratorias más anchas. Si bien ninguno de nuestros pacientes utiliza este dispositivo, puede valer la pena considerar el Vibralung en el caso de las personas que necesiten un HFCWO, pero que no puedan tolerar la presión sobre su caja torácica.

 

HACER BUEN USO DE TU DISPOSITIVO

En este punto deseo hablar sobre las expectativas.  Siempre digo a mis pacientes que veo 4 tipos de resultados con estos aparatos.  El primer tipo de paciente es tan productivo que en el primer minuto de empezar a usarlo, comienza a expectorar moco.

El segundo tipo de persona utiliza el dispositivo, pero no produce moco sino hasta alrededor de 20 minutos a una hora después, cuando se vuelve muy productivo y puede expectorar; algunos pacientes necesitan algunos soplidos adicionales en el aparato para asegurarse de que han expectorado todo.

Un tercer grupo reporta que no sucede nada con el dispositivo, excepto que tienen menos síntomas y pueden respirar mejor (p.ej. tosen con menor frecuencia en la noche).  A este tipo de pacientes les digo que continúen usando el aparato hasta su próxima radiografía y/o tomografía computarizada.  En muchos casos, los estudios muestran mejora.  No estoy seguro porqué es así, pero en mi opinión profesional el instrumento rompe el moco lo suficiente para que el paciente pueda expectorarlo de manera natural.

Por último, el cuarto grupo no reporta cambio alguno en su condición.  En estos casos, consulto a sus neumólogos para verificar que no haya cambios en el avance de la enfermedad del paciente. Si la respuesta es negativa, buscamos otras técnicas, protocolos y dispositivos para utilizarlos por separado o en conjunto.

Otras formas muy eficaces para expectorar son la Pulmonica (una harmónica diseñada para pacientes pulmonares), cantar (una canción con ritmo rápido funciona bien), reír y el ejercicio.  Cualquier cosa que te obligue a inhalar y exhalar más profundamente puede ayudar a reducir tu moco.

COMPLEMENTAR CON EL MÉTODO “P-JA

Una de mis técnicas favoritas que les gusta mucho a nuestros pacientes en la técnica “P-ja”.  Es difícil explicarlo por escrito, pero intentemos hacerlo. Aprieta los labios como si fueras a decir la letra “P” con fuerza.  Inhala profundamente por la nariz, mantén la respiración un segundo o dos.  Después, expulsa el aire por la boca como si quisieras lanzarlo al otro lado de la habitación, pronunciando o haciendo énfasis en el sonido de la “P” mientras dices “Pja.” Al principio, suena como una tos con resoplido con una “P” explosiva. Una vez que domines la “Pja, puedes seguir con la rutina de ejercicios.

 

Para hacerlo, realiza tres juegos de sonidos “P-ja” continuos de manera rápida y suave – como si estuvieras citando a Shakespeare o una canción de la obra musical Hamilton:

 

  1. Inhala profundamente y haz todas las repeticiones que puedas en una sola respiración: P-ja/P-ja/P-ja/P-ja/P-ja/P-ja.
  2. Inhala otra vez profundamente y haz todas las repeticiones que puedas en una sola respiración: P-ja/P-ja/P-ja/P-ja/P-a/P-ja.
  3. Inhala profundamente por tercera vez y haz todas las repeticiones que puedas en una sola respiración: P-ja/P-ja/P-ja/P-ja/P-a/P-ja.
  4. Relaja tu respiración durante un minuto y dame 3 P-has explosivas con una respiración entre cada una: inhala profundamente, mantén la respiración y P-ja, inhala profundamente, mantén la respiración y P-ja, inhala profundamente, mantén la respiración y P-
  5. Inhala profundamente, mantén la respiración 2-3 segundos, y haz una tos controlada.

Algunos pacientes reportan que cuando tienen un acceso de tos o no pueden expectorar, hacen algunos sonidos P–ja explosivos y logran expectorar.

 

Este es el mensaje para llevar a casa: algunas técnicas o dispositivos pueden funcionar exactamente como dice el instructivo del fabricante o como te enseñó tu terapeuta.  Otros tal vez no ayuden tanto.  Practica con opciones diferentes para determinar qué funciona mejor para tu cuerpo y estilo de vida. Algunas personas tienen que mezclar usando un dispositivo diferente en la mañana, comparado con el que emplean en la noche o cuando están enfermos.

Desafortunadamente, a diferencia de una zapatería, no podemos probarnos tamaños y colores diferentes, o caminar en la tienda para ver como sentimos el calzado. Estos dispositivos (incluso los más económicos) son costosos, por lo que elige una opción y pruébala un tiempo. Trabaja con tu profesional de la salud para ver cómo puede funcionar mejor para ti.  En algunas ocasiones, tal vez necesites probar otro aparato. Mide tu mejora no sólo por la cantidad de moco que expectoras, sino también como te sientes en general y en términos de tu facilidad para respirar.

Les digo personalmente a mis pacientes que necesitan pensar en sí mismos como atletas, músicos o cantantes profesionales.  Es su tiempo para entrenar lo mejor que puedan y si bien puede ser difícil trabajar en la salud respiratoria, tienen que hacerlo con diligencia para que funcionen cualesquiera de estas herramientas con el fin de producir un resultado positivo.